material de laboratorio con hierbas y extractos

No los ingredientes de siempre.

 

Hay una riqueza infinita en nuestras tierras y la mayoría se exporta o simplemente no se aprovecha. Muchas de estas maravillas han sido objeto de estudio de laboratorios extranjeros en busca de nuevos activos y drogas. Ahora nosotros los refinamos hasta su máximo potencial para tu beneficio.

La flora autóctona refiere a las plantas nativas de nuestra región cuyos requerimientos hídricos están adaptados al clima y que mantienen una relación íntima con la fauna del lugar. Al elegir lo autóctono alentamos la creación de industrias regionales sostenibles y generamos un trabajo de múltiple impacto:

  • favorecemos la biodiversidad de la fauna nativa.
  • detenemos la erosión de los suelos y la fertilización artificial.
  • evitamos los agroquímicos.
  • empoderamos a nuestras comunidades tanto económica como culturalmente.

Lista de Ingredientes

Uno de los superalimentos imprescindibles es el aceite de Inca Inchi (Sacha Inchi), el maní de los Incas. Es una planta nativa de América del Sur, que se originó en la selva amazónica de Perú, donde se obtiene el aceite utilizado en nuestros productos, cultivado en forma orgánica y extraído por presión en frio.

Es una gran fuente de nutrición, ya que cuenta con los niveles más altos de Omega-3 a base de plantas. Esto lo convierte en una excelente manera para que veganos y vegetarianos carguen sus ácidos grasos, ya que también es comestible.

Contiene 17 veces el contenido de Omega-3 del salmón, así como los ocho aminoácidos esenciales y una gran carga de tocoferol, antioxidante fuerte con cualidades antiinflamatorias que ayuda a combatir los factores ambientales que pueden envejecer. Es un aceite ligero, de rápida absorción, con una capacidad impresionante para restaurar las cutículas capilares dañadas ayudando al cabello quebradizo a recuperar su elasticidad y a nutrir el cuero cabelludo seco. Es muy bueno aliviando el eccema y la psoriasis. Regula la producción de sebum y evita la perdida transepidérmica de agua.

Natural de la región mediterránea, es antibacteriano, reduce los picores de la piel y el enrojecimiento, desinflama, es regenerador, ayuda a eliminar las arrugas de la piel, es analgésico, es efectivo para curar acné, heridas, dermatitis y quemaduras. El químico francés René-Maurice Gattefossé quemó su mano en una pequeña explosión en el laboratorio de perfumería donde trabajaba. Rápidamente introdujo su mano en el tarro con líquido más cercano que tenía, que resultó ser aceite esencial de Lavanda. Instantáneamente el dolor se atenuó, no desarrollo ningún tipo de infección y la cicatrización de la herida fue rápida y casi sin dejar marca. Más tarde escribiría “Aromatherapie”, el primer libro sobre las cualidades de los aceites esenciales.

Las más antiguas civilizaciones ya utilizaban esta planta aprovechando sus muchas propiedades terapéuticas y su magnífica fragancia en perfumes y productos de cosméticos.

En America su cultivo no es intenso pero es posible en regiones templadas y de buena altura. En la República Argentina se cultiva con fines industriales desde el año 1939 en San Rafael y Tunuyán (Mendoza), en Rio Negro y en la provincia de Buenos Aires. Existen plantaciones extensas en la región del sur, especialmente en Rio negro, de una notable riqueza alcohólica, aunque comparada con el aceite europeo es baja en proporción de esteres.

Desde la Antigüedad es usada por griegos y romanos tanto en el hogar como en la medicina. Es una especie hibrida espontanea de otras dos mentas. La principal área de producción de la menta se localiza en el norte de la provincia de Misiones. Requiere abundante mano de obra lo que permite la participación de la mano de obra familiar disponible y proporciona, de forma rápida, ingresos en efectivo. Su destilación en alambiques produce un aceite esencial con cualidades analgésicas, antimicrobianas, antiinflamatorias y antioxidante. En aplicación tópica bloquea los canales de calcio relajando los músculos, por lo que alivia dolores de cabeza si se aplica en las sienes. Tiene efecto calmante de la tos y es descongestivo en casos de resfríos leves. Estimulante del riego sanguíneo en el cuero cabelludo y este es un factor fundamental en la salud del pelo y para evitar la caída de cabello. En tratamientos corporales ayuda en acné, varices y contra la celulitis.

Originarias de China y la India, las naranjas ahora crecen en abundancia en varios países. En el noroeste argentino encontramos este maravilloso aceite. El método de extracción es el prensado en frío de la cáscara de la naranja.

Algunas sus increíbles propiedades son tratar acné y manchas, la celulitis, es desinfectante, sirve en la bronquitis y tos, ayuda en el eczema, retención de líquidos, piel grasa y psoriasis. Su olor es afrutado, dulce y muy agradable, por lo que se suele utilizar en difusión.

Este aceite esencial se encuentra en las hojas del naranjo amargo y se extrae por arrastre de vapor. Se cultiva en naranjales repartidos por todo el mundo, aunque Paraguay es el único productor mundial y de donde proviene nuestro aceite. Desprende un maravilloso aroma fresco, dulce y con un toque a madera.

Es antiinflamatorio, antiséptico, bactericida, fungicida, es muy apreciado en cosmética. También resulta efectivo contra la celulitis.

Posee muchas cualidades para posicionarse entre los mejores activos cosméticos, tanto para la piel como para el cabello. Su ácido rosmarinico, carnosol, rosmanol y varios flavonoides, son potentes antioxidantes que protegen contra el envejecimiento y promueven la regeneración celular. Es desinflamante, antiséptico y cicatrizante, luchando contra acné, dermatitis, eccemas, caspa y seborrea. Estimula la circulación, útil para celulitis, y muy conveniente para evitar la caída del cabello propiciando el crecimiento y mejorando la estructura. Además por su contenido de alcanfor es analgésico, antinflamatorio y refrescante.

Originario de Europa, en nuestro pais se cultiva en zona serrana de Cordoba y Cuyo.

“La flor de las flores” en tagalo, una de las lenguas más extendidas en las Filipinas, posee un aroma narcótico, floral, con matices de jazmín, dulce y erótico. Las flores del árbol Ylang Ylang crecen en racimos y se ven como grandes estrellas que desarrollan un amarillo intenso a medida que maduran. Se cosechan durante la madrugada cuando el contenido de aceite esencial es alta, con un pico justo antes del amanecer. Se debe comenzar inmediatamente el proceso de destilación al vapor.

Es una esencia muy valorada tanto en perfumería fina por el poder de su delicada nota floral, y en la aromaterapia por su acción sobre el sistema nervioso de todos los síntomas derivados del estrés, como la hipertensión, taquicardia e insomnio, es sedante, relajante muscular y aumenta la alegría, la positividad y la creatividad.

En cosmética el aceite de Ylang Ylang es comúnmente utilizado para equilibrar la piel grasa y tratar el acné y manchas, así como estimular el crecimiento de nuevas células, liberar los músculos tensos y suavizar las arrugas. Debido a sus propiedades antinflamatorias y antisépticas, también puede ayudar a calmar condiciones inflamatorias de la piel. Es tónico del cuero cabelludo, estimula el crecimiento del cabello y es útil en caso de caspa.

El alcohol cetearílico es un material blanco, ceroso y sólido en forma de copos derivado del coco. Es soluble en aceite, pero no en agua. Es una mezcla de alcoholes grasos. En este sentido, el término alcohol no indica una mezcla fermentada, sino un componente químico que posee una determinada estructura molecular a base de carbono y oxígeno.

Puede ser usado en cremas proporcionando consistencia y protección a la piel, o en productos del cuidado del cabello para protegerlo, nutrirlo y aportarle brillo.

Un agente acondicionador utilizado para proporcionar manejabilidad y permitir un fácil peinado. Lubrica las fibras capilares dejándolas sedosas y sin frizz. No produce build up.

Este ingrediente se deriva parcialmente del aceite de coco y el aceite de colza. Esta aprobado por todas las organizaciones certificadoras de cosmética natural.

La bentonita es arcilla natural que proviene de las cenizas volcánicas. Por su gran cantidad de minerales desarrolla una alta carga de iones negativos que atraen iones positivos para unirse a ellos y arrastrarlos. Estos iones positivos son metales pesados contaminantes, como plomo y mercurio, presentes en productos de limpieza, materiales de construcción, pinturas, pesticidas, etc. Además arrastra otros iones oxidantes del agua del grifo que causan envejecimiento, virus y bacterias. Esta es la razón por la cual es un gran desintoxicante y antioxidante. Su propiedad antibacteriana permite eliminar bacterias causantes del acné en la piel. Su grano es tan fino que llega a los poros, los limpia eliminando la grasa y células muertas que se acumulan obteniendo una suave exfoliación. Tiene un gran poder hidratante y estimula la circulación.

Argentina esta posicionada como el segundo productor en cantidad mundial de bentonita.

La Canchalagua es una planta originaria de Perú, empleada desde hace muchos años en la medicina natural y tradicional por sus efectos antimicrobiano e inmuno estimulantes. Otras propiedades curativas comprobadas es combatir la retención de líquidos del organismo, la inflamación de las heridas, ser hepatoprotectora y desintoxicante. Contiene glicósidos amargos, ácido clorogénico, flavonoides, esteroles (beta-sitosterol y talasosesterol), terpenos, compuestos sulfurados, colina, arginina, levulosa, inulina y sales de potasio.

La Universidad Mayor de San Andrés, localizada en Bolivia, llego a realizar una investigación de la canchalagua concluyendo es una de las plantas con mayor actividad antiproliferativa, con una capacidad realmente poderosa antibacteriana, capaz de combatir a las cepas de Propionibacterium acnés con efectos superiores a los antibióticos estándares y con nulos efectos secundarios, a diferencia de otros remedios naturales que se emplean para poder tratar el acné.

También conocida con el nombre de glicerol, es un líquido sin color, inodoro, con un sabor dulce. El glicerol está presente en todos los aceites, grasas animales y vegetales. Naturalmente el cuerpo, cuando utiliza la grasa almacenada para la energía, glicerol y ácidos grasos se liberan en el torrente sanguíneo y para ser convertido en glucosa en el hígado. La glicerina se puede obtener de la hidrolisis aceites vegetales (saponificación: proceso donde se crea jabón y se extrae la glicerina formada), o como un producto intermedio de la fermentación alcohólica en producción de biodiesel, que serían las fuentes vegetales. El resto de la producción es glicerina sintética, subproducto de la industria del propileno derivado del petróleo.

En cosmética se utiliza por su capacidad humectante. Mejora la hidratación de la piel y el cabello, proporcionando un efecto protector contra la deshidratación.

La jarilla es un arbusto que crece en forma salvaje y es endémica de Sudamérica.

El elemento mas destacado es el ácido nordihidroguayarético, que actúa como antinflamatorio. Estudios in vitro han puesto en evidencia un efecto frente a numerosos hongos y ha sido detectado un apreciable efecto antibacteriano frente a cepas de estafilococo penicilin-resistente, E. coli y micobacterias. Este efecto antibacteriano sería el fundamento de su aplicación tradicional. Se postula un mecanismo de inmunoestimulación que residiría en la producción de superóxido y peróxido de hidrógeno en las mitocondrias.

Su acción antinflamatoria en el cuero cabelludo ayuda a extender la fase anágena y evitar la fibrosis del folículo, por lo cual se convierte en aliado fundamental de productos anticaída.

Es una malva que crece de Bolivia, Paraguay, Uruguay, hasta Argentina. Tiene alcaloides, flavonoides y mucílagos. Es antiinflamatoria, calmante y emoliente, alivia picaduras de insectos y abscesos, restaura las pieles dañadas por heridas leves y llagas.

La superfruta maqui es una baya de color morado oscuro que prospera en el duro clima de la región de la Patagonia, uno de los lugares más limpios del planeta y ha sido consumida tradicionalmente por los pueblos originarios para una variedad de afecciones como dolor de garganta, diarrea, úlceras, hemorroides, parto, fiebre, tumores y otras dolencias. El maqui es muy apreciado en el mundo, y la mayor parte de los frutos se exportan a EE.UU. y la Unión Europea.

Contiene la más alta concentración de polifenoles y antocianinas de todas las bayas, con un índice ORAC que supera ampliamente al arandano, goji y mangosteno. El 34% de todas las antocianinas en maqui son Delfinidina, cuyos efectos antioxidantes y antiinflamatorios son superiores a todas las antocianinas.

La acción antioxidante del maqui se desarrolla en las capas más profundas de la piel, permitiendo la renovación de pelo, piel y uñas. Fortalece los cabellos debilitados, secos, devolviéndoles la vida y fuerza. Nutre el cuero cabelludo manteniendo el folículo piloso energético, estimulando el crecimiento natural de tu cabello. Ideal para cabellos teñidos, ya que ayuda a mantener el color sin oxidarse por más tiempo.

El mentol se extrae de los aceites de las mentas o puede ser sintetizado en el laboratorio, sin que su producción genere impurezas peligrosas ni desechos contaminantes.

Penetra fácilmente en el estrato córneo y en la circulación sanguínea. En el cuero cabelludo facilita la conservación de la vascularización de la papila dérmica, lo que puede contribuir a la inducción de una etapa anágena temprana.

El mentol, después de la aplicación tópica, provoca una sensación de frescor debido a la estimulación de los “receptores de frío” mediante la inhibición de las corrientes de calcio de las membranas neuronales. Debido a este bloqueo de los canales de calcio, el mentol posee propiedades analgésicas.

La quinoa se cultiva principalmente en la cordillera de los Andes y ha sido definida como la mayor fuente de proteína vegetal y uno de los alimentos más completos del mundo. Su alto valor nutritivo debido a un gran contenido en aminoácidos esenciales, ácidos grasos esenciales, elementos minerales y oligoelementos. Se ha convertido en un producto de moda en el ámbito de la nutrición.

Su proteína se extrae de los granos y luego se hidroliza (se rompe) con enzimas, de forma que quedan aminoácidos y polipéptidos. Esta proteína hidrolizada de quinoa presenta dos propiedades primordiales cuando se utiliza en productos para el cuidado del cabello: en primer lugar, rehidrata, ya que ayuda a transportar y retener el agua dentro de la estructura del cabello. En segundo lugar, los polipéptidos más grandes forman una película que suaviza y protege la superficie externa del tallo del pelo y que ayuda a reparar daños como las puntas abiertas y la cutícula áspera de la superficie. El resultado el aumento del cuerpo del cabello, la facilidad para peinarlo y el aumento del brillo.

Funcionan ayudando a que el agua se mezcle con el aceite y la suciedad generando una espuma cremosa. Siendo tensioactivos no iónicos, limpian suavemente la piel y el cabello. Son tan suaves que se utiliza en productos para el cuidado del bebé.

Componen la nueva generación de tensioactivos ecológicos cuya materia prima se basa en alcohol graso del coco y de glucosa de caña de azúcar, es decir, recursos nativos renovables. Son completamente biodegradables, no tóxicos ni sensibilizantes, aptos para pieles atópicas.

Arbusto espinoso originario de Argentina, Chile, Uruguay, Perú y Brasil. Contiene saponinas (jabón natural), alcaloides y un principio amargo: la colletina, con acción estimuladora de la circulación. Es febrífuga y exteriormente sirve para tratamiento del cuero cabelludo y todas sus enfermedades: caspa, caída del cabello y para estimular su crecimiento.