envases de plástico aplastados atravesados por un rayo de luz sobre un fondo marrón claro.

13 millones de toneladas de plástico terminan en los océanos cada año.

 

Hay varias “islas de plástico” en nuestros océanos. El 40% de ese plástico proviene de envases de un solo uso. La radiación de la luz solar los degrada, la acción del oleaje acelera este proceso y como resultado los fragmentos más grandes se van rompiendo en trozos más pequeños generando microplásticos.

Los animales marinos ingieren ese plástico, provocándole serios problemas de salud o la muerte. Luego, se incorporan a nuestra alimentación y nuestra salud se perjudica.

 

Una persona promedio ingiere 5 gr de plásticos por semana, el equivalente a una tarjeta de crédito.

 

Los microplásticos también se esparcen por el aire, alteran las condiciones del suelo y ya están presentes en el agua subterránea, superficial, del grifo y embotellada de todo el mundo.

botella de plástico dentro de bolso de plástico sostenido por mujer dentro del mar.

Nuestra adicción a la conveniencia del plástico está dañando nuestros cuerpos y nuestro Planeta.

 

Su producción requiere grandes cantidades de petróleo, gas y energía. Cuando se desecha en vertederos o en el mar, el plástico se va descomponiendo y emite gases de efecto invernadero aumentando más su huella de carbono. Si es incinerado también se producen dioxinas, disruptores del sistema endocrino y consideradas cancerígenas.

Los aditivos para darle propiedades, como metales pesados y compuestos organometálicos, contaminan todo lo que este en contacto, ya sean alimentos, cosméticos, suelo, aire, agua, causando graves problemas de salud.

 

Solo el 9% del desecho plástico se recicla.

 

El reciclaje es una forma de reducir el problema, pero en el fondo es una cuestión de rentabilidad. Se requieren materiales reciclados más baratos que el plástico virgen, pero hay que separar cuidadosamente los residuos, hacer limpiezas enérgicas, trituración y reprocesado a temperatura elevada, encareciendo el proceso.

Aunque se lograra un buen manejo de residuos en todo el mundo, hay mucha variedad de plásticos incompatibles entre sí, coloreados y laminados que son imposibles de procesar.

Debemos buscar alternativas para consumir menos plástico de un solo uso.

¿Cómo puedo utilizar menos plástico?

Estas en el lugar indicado. Usando nuestros productos le ahorrarás al Planeta 4 kilos de plástico de un solo uso al año, solo cuidando tu cabello.

 

No hay limites a lo que puedes lograr sin botellas. Decide hacer el cambio, busca alternativas sin plástico y prueba.