Del cabello y su ciclo.

Del cabello y su ciclo.

El pelo se encuentra en la piel como un árbol en la tierra, el tallo del árbol se consideraría aquí tallo piloso y la tierra el folículo piloso. El pelo es por tanto una estructura filamentosa implantada en una cavidad de la epidermis. Cada uno de los pelos consiste en una raíz ubicada en un folículo piloso y en un tallo que se proyecta hacia arriba y sobresale de la superficie de la epidermis. Hablaremos aquí solo del cabello, del pelo del cuero cabelludo.

La parte que vemos de la fibra del cabello, de hecho, está biológicamente muerta, pero tiene importantes funciones sensoriales, protege del frio y de la radiación UV, además de que la forma de llevarlo desde la antigüedad ha formado parte de la personalidad de su poseedor, siendo incluso un distintivo religioso o un símbolo de nivel social y de salud.

El tallo es un cilindro flexible compuesto por proteínas, lípidos y agua. La proteína más abundante es la queratina, que supone entre el 85 a 90 % del peso total del cabello. Diferenciamos 3 capas concéntricas:

La medula: es la parte central del tallo. Es como un canal constituido por apilamiento de células muertas queratinizadas, separadas por burbujas de aire. En muchos animales la médula representa más del 50% del pelo y desempeña un importante papel como aislante térmico. En el hombre prácticamente ha desaparecido y solo se encuentra en cabello muy grueso.

La corteza: es responsable de casi todas las propiedades que definen el cabello humano, como la resistencia, elasticidad, forma, la cantidad de humedad y el color. Puede estirarse hasta casi 30% sin daño significativo. Se compone predominantemente de macrofibrillas, que son barras de microfibrillas de queratina enredadas en una matriz con melanina.

La cutícula: es la capa más externa del tallo que protege al resto y controla la hidratación. Es dura y transparente, de estructuras aplanadas y queratinizadas que se disponen en forma de escamas superpuestas unas en otras, similar a las tejas en un tejado. Cuando esta sana y sellada, al reflejar la luz otorga la propiedad óptica de brillo.

Por debajo de la piel el folículo tiene 3 partes: la más superficial tiene relación con la glándula sebácea, que vuelca su sebum para lubricar al tallo y cuero cabelludo circundante. La parte del medio se relaciona con el musculo piloerector, que cuando hace frio o sentimos emoción “nos pone los pelos de punta” y nos da “piel de gallina”. El segmento inferior y profundo se expande para formar el bulbo piloso, que contiene la matriz folicular donde hay células madre que se diferencian en queratinocitos y melanocitos que originan el tallo y su color. Esta zona tiene la tasa de división celular más alta del organismo. Estas células madre también pueden migrar para regenerar la piel y las glándulas sebáceas cuando estos tejidos han sido dañados. En la base del bulbo se encuentra la papila dérmica, compuesta de tejido conjuntivo y vasos sanguíneos que proporcionan al cabello alimento, oxígeno y las hormonas que controlan su ciclo y crecimiento. En esta zona también hay terminales nerviosas sensitivas.

El cabello tiene un ciclo de crecimiento y renovación que se repite. Durante un ciclo capilar normal hay 3 fases donde el cabello crece, descansa y cae, con el fin de dejar sitio a un nuevo cabello:

La fase anágena es la fase de proliferación, y ocurre cuando en el folículo piloso está creciendo un nuevo eje capilar. La duración de esta fase puede variar para el cabello de 2 a 6 años. Aquí a través de papila dérmica se indica a las células de la matriz del bulbo que proliferen, se diferencien y crezcan hacia arriba, formando un nuevo cabello.

La fase catágena también se conoce como la fase de transición o regresión. Es la más corta de las tres y puede durar pocas semanas. Durante esta fase, la división celular en la matriz cesa, el segmento inferior del folículo comienza a involucionar por muerte programada de sus células y el cabello se separa de la papila. Eventualmente este ultimo segmento ya no existe, el diámetro de la fibra decrece y se forma un cabello con un bulto queratinizado al final (cabello en forma de maza) que continúa unido al folículo.

Finalmente, sobreviene la fase telógena, que se conoce como la fase de reposo y dura aproximadamente 3 meses. Se mantienen los cabellos maza, que están esencialmente muertos. Estos pueden desprenderse sin dolor en el cepillado o lavado del cabello, o al comienzo de la próxima fase anágena los nuevos cabellos los empujarán y desprenderán.

El cuero cabelludo humano contiene más de 100.000 cabellos y en cualquier momento, la mayoría de ellos (85% a 95%) se encuentran comúnmente en la fase anágena. Mientras tanto, la pérdida de cabello es continua, y las personas pierden alrededor de 100 cabellos por día en promedio.

Martes 19 de Mayo, 2020.